Seattle, café y ‘tech’

Primer Starbucks Seattle

El primer café de la cadena Starbucks, en Pike Place, abierto en 1971. En la actualidad hay alrededor de 50 locales de esta franquicia en Seattle. Foto: @Mongay55

El resultado electoral contribuye a dibujar el paisaje urbano de Seattle, una ciudad progresista, en pleno crecimiento económico, plagada de cafeterías Starbucks (hay alrededor de 50), furgonetas de Amazon Fresh, el supermercado de la gran tienda virtual, y de microbuses Microsoft Connect que recogen a sus empleados para llevarlos hasta Redmond, la pequeña ciudad que eligió Bill Gates para instalar Microsoft. Allí, más de cien edificios de oficinas alojan a los 42.000 empleados de los casi 100.000 que tiene Microsoft por todo el planeta. En el edificio 92 se encuentra un museo que permite conocer la historia de la compañía y jugar con algunos de sus últimos productos. En la tienda, los más geeks, a quienes fascina la tecnología, pueden comprar hasta ropa para bebés.

Microsoft fomenta el teletrabajo. Así que no resulta extraño que los centenares de cafeterías de Seattle, provistas de enchufes para los ordenadores y redes wifi, se conviertan en las oficinas de sus empleados en la ciudad. Tabletas y portátiles junto a los vasos de café forman parte del decorado laboral de unos locales donde se celebran hasta reuniones de trabajo. En el Victrola de la Avenida 15 presumen de tostar ellos mismos el café. El diseño es funcional, y no se olvidan de adornar con una flor blanca los latte (café con leche). El Cafe Allegro, escondido en un callejón de la Calle 42, se encarga de cafeinar el distrito universitario desde 1975 y presume de ser el bar de espressos más antiguo de la ciudad. Las cafeterías son el mejor sitio para conseguirThe Stranger, una revista semanal gratuita, fundamental para conocer la actividad cultural de Seattle, la mayor ciudad del Estado de Washington.

¡Aquí nació Starbucks en 1971! Cuarenta y dos años después, la cadena de cafeterías cuenta con más de 18.000 establecimientos en 60 países. Como el primer Starbucks (1912, Pike Place) no es muy grande, lo habitual es tener que hacer cola para tomar un expreso o un capuchino en este local que conserva la decoración y el diseño originales. Hasta que el camarero grita “Fernandoooo” para avisar de que ya están las bebidas, se puede elegir alguno de los recuerdos que venden en la tienda del pasillo de al lado. Antes de pasar el umbral del 1912 siempre se encuentra algún grupo musical que ameniza la espera.

IMG_3095

La taberna Lynda’s no defrauda. Por un precio razonable se puede disfrutar de una buena carne en un lugar que frecuentaba Kurt Cobain y que figura en muchas biografías por ser el último sitio donde se le vio antes de que se suicidara en 1994. Foto: @Mongay55

Cruzando la calle, enseguida se alcanza el Pike Place Market, uno de los símbolos de la ciudad. En ninguna guía o reportaje sobre Seattle falta la pescadería del Farmers Market, que se ha hecho popular porque lanzan los pescados que la gente compra de un mostrador exterior a otro interior. El espectáculo congrega a un buen número de curiosos que esperan el lanzamiento del pez. En el quiosco de prensa, unas bolsas invitan a la lectura con una tipografía de gran tamaño: “Read, read, read”. El singular vendedor de periódicos, con su gran mostacho y una peculiar perilla, recuerda al visitante que está en una ciudad que pasa por ser una de las más informales en el vestir de Estados Unidos.

Continuar leyendo en El Viajero de El País

Esta entrada fue publicada en VIAJES Y COSAS y etiquetada como , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.