Profesional del metegol

IMG_0070La semana pasada, Martín Ale, jefe de redacción de la revista Anfibia escribió sobre el seminario internacional, organizado por FNPI y Oxfam Intermón, que se llevó a cabo en Huesca los días anteriores al XV Congreso de Periodismo Digital. En la entradilla del texto, la revista digital se refería a mí como “profesional del metegol“. Desde aquel día, mi vida de futbolín ha cambiado tanto que ya nadie quiere jugar conmigo.

Como todo el mundo sabe, el Congreso de Periodismo ha logrado alcanzar quince ediciones gracias al futbolín de El Edén, el mítico bar donde se reúne el congreso tras las sesiones de trabajo. En próximos eventos, no tendré más remedio que embozarme para poder jugar unos cuantos partidos. Son los daños colaterales de la magnífica crónica de Ale que comienza así:

Fernando García, director del XV Congreso de Periodismo Digital que en estos días sucede en Huesca, España, puede organizar un evento para 500 periodistas, tener una editorial que rescata crónicas de mediados del siglo pasado, pero su verdadero talento es el metegol (futbolín, le dicen los españoles). Hice pareja con él una noche, en un bar con mesa de pool, dardos y mozos cincuentones, y resultó un crack. En España el metegol es más ofensivo que el argentino: forma con 3-3-4, contra nuestro bilardista 3-5-2 o la fórmula tridente 3-4-3. Fernando manejó el medio campo y la delantera. Intratable. Terminó humillando rivales –españoles, guatemaltecos, chilenos- que no imaginaban que este señor serio, de gafas, podía gozarlos con goles de media cancha, toqueteos infinitos y hasta definiciones con la cabeza, poniendo al 9 patas arriba. “Tengo un futbolín en casa”, me confesó más tarde este hincha del Real Madrid que extraña el estilo de Del Bosque y aborrece de técnicos como Mourinho.

Del futbolín al fútbol: el mundial ya invade todas las charlas.

Seguir leyendo en Anfibia

Esta entrada fue publicada en BIBLIOTECA y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.